Conscious Discipline®

Programa socio-emocional

Para desarrollar todo nuestro proyecto, necesitamos que nuestros alumnos sean niños felices, conectados y que se sientan seguros dentro del centro escolar. Para ello seguimos la Disciplina Consciente como uno de nuestros pilares.

Conscious Discipline® o Disciplina Consciente es un programa socio-emocional que enseña a los niños cómo regular y manejar las emociones para tomar decisiones seguras y saludables.

Está basado en los estados neurológicos de nuestro cerebro que presenta la Dra. Becky Bailey y es un modelo, avalado por la secretaría de salud de los Estados Unidos, que nos permite ser conscientes de nuestros propios estados, y de esta forma poder gestionar y expresar nuestros pensamientos y emociones de manera funcional.

Originalmente se diseñó el programa para las aulas, pero las estrategias «Brain Smart» impartidas por «Seven Powers for Self-Control» y «Seven Basic Skills of Discipline» se aplican a la perfección a todas las interacciones humanas.

A medida que comencemos a cambiar nuestras actitudes y comportamientos, nuestros hijos también lo harán.

No podemos enseñar comportamientos y habilidades que no poseemos nosotros mismos.

Conscious Discipline®

Es una forma de organizar nuestra escuela en torno al concepto de Familia Escolar. Cada miembro de la familia, tanto adulto como niño, aprende las habilidades necesarias para manejar con éxito las tareas de la vida, como aprender, entablar relaciones, comunicarse de manera efectiva, ser sensible a las necesidades de los demás y llevarse bien con los demás.

 

Empoderamos a nuestros profesores y padres con los «Siete Poderes para el Autocontrol». Estos poderes cambian nuestra percepción adulta y nuestra relación con el conflicto, permitiéndonos ser proactivos en lugar de reactivos. Estos conceptos fortalecen nuestra utilización de los lóbulos frontales del cerebro, los lóbulos frontales son para el cerebro lo que un director es para una orquesta.

De los conceptos inculcados con los «Siete Poderes para el Autocontrol» emergen las «Siete Habilidades Básicas de Disciplina». Estas habilidades cambian la forma en que nosotros, como adultos, respondemos a los conflictos de tal manera que facilitan el desarrollo de los lóbulos frontales en los niños. Las Siete Habilidades son las únicas habilidades que un adulto necesita para transformar constructivamente el conflicto en oportunidades de enseñanza y aprendizaje.